www.coleccionjuglar.com / Objetivos de desarrollo del Milenio
 
Alcanzar y conservar La Paz, nuestro único objetivo... / El Juglar perdido
 
 
  • De Venezuela para el mundo
Objetivos del Milenio
01 | 02 Total
 
Temas relacionados
 
 

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela

 
 

Símbolo nacional: El Araguaney

LLegó la Era del Amor ...

Es arrogante pensar que los árboles crecen en función de destruir las aceras que hemos construido, desde y para nuestra falsa comodidad, pretendiendo ocultar la raíz de todo lo que existe. Un árbol es una relación de perfecta dependencia.

...Revolución es perdonar...

Símbolo Nacional: La Orquídea

Revolucionario es todo aquel que no obstaculiza la Idea Original.

Una Mente Revolucionaria es una mente constructiva, al servicio del Creador y de Su Creación. Por eso es Creativa.

No tiene tiempo para abrigar resentimientos...

Símbolo Nacional: El Turpial

...La Misión Cristo o segundo advenimiento de Cristo es la madre de todas las misiones. La meta es muy simple: alcanzar y conservar el estado de Salud o Paz Interior.

Y esto sólo es posible perdonando completamente, incluyendo totalmente, pues tú no deseas una libertad parcial. Que la Paz que has aceptado se extienda a todos los rincones de este hermoso Planeta.

Los mansos heredarán la Tierra.

Jesús de Nazaret

 

 

 

De Venezuela para el mundo...Cuando a finales de los años 90 reafirmaba que Venezuela es país piloto en el Plan de Dios para la Salvación, mis palabras, generalmente,  pasaban desapercibidas. Es posible que actualmente  se sostenga esa resaca mal intencionada pero toda negación se debilita y desaparece ante la inefable experiencia revelatoria, producto, únicamente y sin lugar a dudas, de un genuino y responsable trabajo de purificación personal.

Ciertamente, sólo el verdadero reconocimiento puede desvelar y dar paso a la visión de la que el ojo físico es incapaz.  Recuerda que es imposible ver lo que no crees. De igual manera, es imposible no ver lo que crees.

Es imposible, repito, es imposible dedicarte a tus necesidades imaginarias egoístas, pensar a partir de ellas para no responsabilizarte de sus consecuencias, y entender lo que está ocurriendo en la República Bolivariana de Venezuela.

Responsabilidad no es sólo una palabra, ni siquiera una palabra más. Es la llave que abre la puerta al entendimiento. Es la diferencia fundamental entre el visionario y el preso, entre el creativo y el crítico, entre el verdadero cambio y la destrucción externa. Asumir responsabilidad es abrir las puertas del corazón, escucharlo por encima de todas las cosas, delatarlo y representarlo, es, en última instancia,  no ser gobernado por más leyes que las de Dios.

¿Quién es ese hombre que el 4 de febrero de 1992 nos permitió escuchar, por primera vez desde los tiempos del Libertador Simón Bolívar, la palabra RESPONSABILIDAD, mientras asumía las consecuencias de sus actos ante los medios de comunicación? Seguramente los publicistas más experimentados, ¡POR AHORA!, no han logrado desarrollar, en apenas 40 segundos, un comercial cuyo producto impacte de manera tan contundente.

Dios… ¿por qué Venezuela?

Por la misma razón que Jesús de Nazaret no buscó sus apóstoles entre los sacerdotes ni escribas, ni siquiera entre los sabios de Grecia. El galileo, de profesión carpintero,  los reconocía en su manso corazón. Un verdadero plan necesita de hombres cuyos pensamientos no se distancien de una dirección inmediata. La fuerza de estos hombres no puede estar mermada por ninguna fantasía, deben ser hombres íntegros. Tan ignorantes para el mundo como capaces para el Espíritu. Tan arrogantes para los poderes establecidos como serviciales y humildes para con Nuestro Único Ser. Tan equivocados para la inerte y necrófila humanidad, plagada de costumbres, como certeros en propósito. Hombres cuya identidad ya no depende de todo lo que habían establecido para sus propias vidas y por sí mismos. Hombres cuya convicción no necesita de la aprobación ni del rechazo del espectador.  Hombres títeres de un Objetivo Supremo. Hombres que descansan en la máxima actividad, la que ningún otro hombre, por simple curiosidad, podría jamás soportar. Sencillamente: ¡¡Hombres!!

Dios… ¿por qué los venezolanos?

¡Por sus defectos! Sí, la fuerza del venezolano radica en lo que para el mundo son defectos.  Paradójicamente los defectos del invertido mundo son precisamente los atributos supremos que se alcanzan, únicamente, mediante una auténtica purificación espiritual.

Uno de los principales “defectos alcanzados" por el venezolano es su falta de interés en planificar. En principio, es posible que esto no tenga ningún sentido para ti. Sin embargo, es precisamente la sensación de falta de sentido la que pretendes evitar planificando. Orden y Sentido van de la mano y cuando planificas, lo haces para establecer cierto orden en tu vida. De esta manera, admites la existencia del caos hasta ver exteriorizados o concretados tus planes, los cuales, jamás podrán ser compartidos o extendidos a todo y a todos.

Detengámonos por un instante a examinar lo siguiente: Si planificar tiene como propósito re-establecer el Orden, su único objetivo debe ser retornar. ¡Sí!, Avanzar es Retornar ¿Qué ideas puede aportar aquel que des-conoce, sin consecuentemente tratar de imponerlas o usarlas para oponerse, con el objetivo de ocultar su fracaso evidente? Por otra parte, un verdadero Plan desaparece cuando se alcanza la Única Meta.

El mundo establece que sin planificación todo sería un caos. Sin embargo, planificar, es precisamente el instrumento que utiliza para ocultar el caos subyacente. Planificar es pretender solucionar un problema ignorándolo. Ignorarlo es verlo donde no está y combatirlo, utilizando medios que se terminan convirtiendo en instrumentos impotentes de orgullosa adoración.

Planificar es ocultar.  Su objetivo no es erradicar el caos, es asociar su necesaria re-aparición con todo lo que estableces debe ser combatido para que dichos planes sobrevivan. Es darte tiempo hasta encontrar un culpable que te libere de la responsabilidad de todo lo que experimentas y que no puede ser, realmente, exteriorizado ¿Colonizar?

Planificar es directamente proporcional a la rigidez con que reaccionas a los cambios. La ausencia de intereses personales que defender te capacita para trascender cualquier aparente problema en el que crees encontrarte sin someterte a los ídolos establecidos. Ahora eres libre y no puedes ser manipulado mediante el caos pues no tienes necesidades que lo apoyen. Te has dado cuenta que los ídolos no ofrecen nada que tu desees. Creer lo contrario es pasar de la esperanza al caos y del caos a la esperanza mediante un mecanismo “democrático” de sustituir un ídolo por otro. Todos son iguales.

La oscuridad no puede ocultar nada y ya no hay nada que desees ocultar aunque pudieses hacerlo.

Ahora estamos listos para un Verdadero Plan de Salvación.  En el presente no hay caos a excepción del juicio de todas aquellas personas cuyos intereses egoístas no les permiten ver y escuchar con claridad la Voz de un pueblo que despierta en masa y del cual forman parte integral. Ahora la esperanza se convierte en logros, y con los logros viene la convicción. Esta es la poderosa razón por la que todos los métodos que han sido ejecutados con “éxito” en distintos países con el propósito de generar caos para lograr distintos y variables objetivos fracasaron y fracasarán consecutivamente en Venezuela.

¿Quién necesita planificar donde ya existe un Verdadero Plan de Salvación?

Y sólo el Plan de Dios para la Salvación tendrá éxito.

El futuro en manos de Dios...que el amor viene mandando...

Misión Cristo...

La Patria es el Cielo. La Paz es el
Patrimonio natural del espíritu
.
¡Seamos Patriotas!