NUEVAS NOTICIAS  
 
 
 
 
 

 
 
El Juglar Perdido

 

Les habla un Juglar, uno más. Me gusta cantar, pero más me gusta cantarte.

Que, ¿por qué canto? Porque mi vida cobra sentido, porque mi corazón se ahoga si no respiras junto a mi.

Que, ¿por qué lloro? Bueno, me emociona compartir, porque la inspiración es agua viviente que brota de lo más profundo de nuestro Ser

Para mí inspiración es Dios, y Dios, Dios es. Y sin inspiración no tengo nada, nada que dar ni lugar para recibir.

Que, ¿por qué río? Porque es tan absurdo creer que estamos solos.

Sí, reconozco que tengo un vicio: ver cómo tu rostro cambia con un verso y tu mirada trae el recuerdo inocente de vivir.

¿Qué busco? Te busco a ti.

Que, ¿por qué te busco? Porque seré un Juglar Perdido hasta que mi corazón se una al tuyo, en un suspiro; hasta que descansemos juntos, en casa.

 
 

¿Recuerdas nuestro hogar? Yo a veces me confundo, y en mi confusión nuevamente te busco.

Y sabes qué encuentro: inspiración, inspiración…

Hermano mío, gracias a ti.

   
 
 
El Juglar Perdido
INSPIRACIÓN
 

 

 
 

Que mi único placer sea la Verdad. Que mi última palabra sea sólo escuchar. Que mi único recuerdo sea el poder de tu imagen inocua. Que mi única virtud sea la mansedumbre. Que mi única venganza sea perdonar. Que no tenga nada que no provenga de la Única Bodega Universal. Que no exista Dios y yo.  

 
 
Dios es la Escuela. El Espíritu Santo es el Maestro. Toda situación es una Lección de Vida. Toda forma es el pizarrón. Todo hermano es tu compañero de clases.
 
Y tú, sé solamente un alumno feliz.